Aumenta en un 60% el número de menores migrantes tutelados

España, hoy: 2.749 menores desaparecidos; 17 en alto riesgo


Aumenta en un 60% el número de menores migrantes tutelados en España

HEMEROTECA: Más de 4.200 desapariciones no resueltas desde 2010

"Después de que muriera mi madre, mi padre se descontroló. Tengo marcas por todo el cuerpo. Hace ya tres semanas de la última paliza y no quiero volver". Es el testimonio de un joven que se vio obligado a escapar de su casa por la situación de violencia que sufría.

Las fugas, la sustracción parental, los menores extranjeros no acompañados, las pérdidas y los secuestros a manos de terceros con fines criminales son los principales motivos de desaparición de menores en España. Y así hoy, en nuestro país, 6.801 personas están desaparecidas. De ellas, 2.749 son menores. Y de esos casi 3.000 casos de niños o adolescentes, 17 están "en alto riesgo", según el Ministerio del Interior.

Con motivo del Día Internacional de los Niños Desaparecidos, la Fundación ANAR ha presentado este viernes en la sede del Ministerio del Interior el Informe Anual 2017 del Teléfono 116000 para casos de menores desaparecidos. Este número, gestionado por la Fundación ANAR desde el año 2010, ha atendido durante este tiempo un total de 154.301 denuncias, de las que el 20% (31.145) están relacionadas con desapariciones de menores. Durante el ejercicio anterior recibió 1.889, que dieron un total de 558 casos, lo que supone un 62% más respecto a la cifra de 2016, año en el que se registraron 344 desapariciones.

Estas cifras -actualizadas a 3 de mayo de 2018- han sido dadas a conocer por el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, durante el acto. Aunque los datos son "preocupantes", según Nieto, también muestran "que estamos en el camino correcto" gracias al esfuerzo realizado, ya que en lo que llevamos de 2018 se han resuelto 5.000 casos de desapariciones.

"Denunciar rápido y no dejar pasar tiempo". Ése es uno de los consejos que ha dado Nieto ante una desaparición debido a que las primeras 24 horas son esenciales para adoptar medidas y recopilar datos. Desde el Ministerio, ha continuado, se trabaja a través de varias líneas. Una de ellas es el Sistema de Personas Desaparecidas y de Restos sin identificar, que supone "un salto cualitativo al ayudar tanto a los desaparecidos como a sus familias para esclarecer los casos". Algunos de los 5.000 que se han resuelto en 2018 salieron de este sistema. Otra, es la creación en marzo de 2017 del Centro Nacional de Desaparecidos. Este nuevo organismo visibiliza el impulso que se quiere dar a esta materia a través del incremento de recursos más especializados, como la cooperación internacional, para hacer el trabajo "más eficaz", ya que "las fronteras son cada vez más flexibles y en esa búsqueda la colaboración es básica".

En colaboración con el Ministerio trabaja la Fundación ANAR. En este sentido, Benjamín Ballesteros, director de Programas de la Fundación, y Diana Díaz, directora del Teléfono, han definido el carácter del servicio que trata de ofrecer el número 116000. Con una atención gratuita y disponible 24 horas, 365 días, busca prestar asistencia psicológica, jurídica y social en casos de menores desaparecidos. Díaz ha explicado cómo los psicólogos, expertos en infancia y desapariciones, "son los encargados de atender las llamadas para prestar apoyo emocional inmediato a las familias para, a través de una escucha empática, valorar el caso y la urgencia"; el departamento jurídico facilita asesoría legal y "en situaciones de alto riesgo interviene en colaboración con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad", y el departamento social ofrece asistencia, que podría ser incluso económica si se tratara de una familia con bajos recursos.

De los motivos de consulta se extrae que un alto porcentaje, el 79,9%, son casos de fuga. Estas situaciones, muchas veces, están motivadas por casos de violencia en el entorno que obligan al menor a huir, lo que le pone en una situación de riesgo y vulnerabilidad. Muchos de ellos se verán obligados a dormir en la calle o robar para poder subsistir. En menor medida se encuentran las desapariciones por sustracción parental (7,7%), los menores expulsados de su hogar (6,5%), las pérdidas accidentales (4,5%), los menores extranjeros no acompañados (0,9%) y los secuestros por parte de terceros con fines criminales (0,7%). De estos casos hay que destacar que la mayor parte de las desapariciones, el 62;4%, son chicas adolescentes.

A la presentación de este informe también ha asistido Juan Carlos Quer, el padre de Diana la joven que desapareció en Galicia el verano de 2016 y cuyo caso ha sido uno de los más mediáticos en España, en representación de las familias de niños desaparecidos. Durante su intervención, Quer ha solicitado que en la Ley de Erradicación de la Violencia Contra los Menores, que en estos momentos se está redactando, se incluyan los casos de desaparición de niños para que las familias puedan contar con las ayudas psicológicas y jurídicas que precisen a lo largo del "doloroso" proceso de búsqueda, "una tragedia por la que jamás pensé que iba a pasar".

"Cuando un hijo no llega a su domicilio después de tres horas no vives, imagínese cuando se prolonga a lo largo del tiempo de los meses e incluso de los años. Por eso, quiero llamarles a la consideración de que detrás de cada dato hay un drama humano y un sufrimiento enorme", ha narrado Juan Carlos Quer, quien ha terminado haciendo un llamamiento colectivo: "Ojalá que como sociedad seamos capaces, desde la tragedia y el dolor, de sacar lo mejor de lo peor, dar un paso adelante como sociedad e intentar cambiar las cosas para que no haya más cadáveres".

Source: elmundo.es